Entrada destacada

Accidentes en la cocina

Evite accidentes en la cocina • En la cocina hay muchos objetos potencialmente peligrosos, desde cuchillos hasta limpiadores a base de á...

Mostrando entradas con la etiqueta relleno muebles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta relleno muebles. Mostrar todas las entradas

jueves, 25 de agosto de 2011

EL TAPIZADO Y EL RELLENO DE UN SOFA


Si se trata de un sofá, un diván, una butaca o una silla, los muelles estarán colocados sobre las cinchas, y se tendrá la precaución de observar y anotar el sitio de cada una de ellas, así como su buen estado para el caso de que fuera conveniente renovarlas.

Con aguja y cordel se cosen los muelles a las cinchas nuevas; para esta operación es preciso que el bramante sea delgado pero muy sólido. A continuación, los muelles son «izados», o sea atados por su parte superior con un cordel más grueso, cuyos extremos se fijarán con tachuelas a la madera para formar un conjunto homogéneo y elástico. La parte interior del asiento es recubierta con una tela de yute, sujeta con clavos cortos.

Las partes metálicas se limpian con petróleo y, una vez secas, se untan con aceite de linaza. El nuevo relleno completo es asegurado con los clavos largos y, puesto que éstos soportarán todo el peso, es necesario asegurarlos perfectamente.

El cordel que ha servido para efectuar el nuevo relleno se dispone en líneas paralelas y perpendiculares desde atrás hacia delante y de derecha a izquierda, reforzándolo después con líneas diagonales. Este bramante es fijado a las paredes del asiento o bien anudado a las partes metálicas (si las hay) cada vez que se une a ellas.

Una vez así renovado el relleno, se procederá a colocar la entretela y el nuevo tapizado, ya previamente cortados, sujetándolos con los clavitos de tapicero. Finalmente éstos se cubrirán con un galón decorativo, a tono, que deberá ser encolado con la cola para madera o bien sujeto con tachuelas decorativas.


jueves, 18 de agosto de 2011

TAPICERIA Y RELLENO DE MUEBLES


Cuando algunos o todos los muebles del hogar revisten particular valor, ya sea por su antigüedad o por la calidad de su material y factura, las diversas telas utilizadas para tapizarlos deberán corresponder también a su categoría.

He aquí unos cuantos ejemplos:

1) Terciopelo labrado o seda recamada, con motivos florales, amorosos o musicales: adecuado para tapizar sillas, sillones y divanes en el estilo de los siglos xvII y xvIII, y en especial para muebles y cortinajes tipo Luis XV.

2) Terciopelo de algodón o pana con colores delicados sobre fondo rosa: muy apropiados para decoraciones refinadas e ideales para sillas y sillones de estilo francés Luis XIV (con motivos pastoriles y arabescos) y Luis XV (con motivos florales); y, en general, para toda clase de muebles de las mismas épocas y estilos, pero siempre de alta categoría, incluso dorados.

3) Lampatán, tejido de seda chino o bien su imitación, con motivos florales de inspiración Luis XV (son clásicas las coronas de sarmientos y bucles rodeando el ramo de flores). Apto para muebles de nogal.

4) Tejido adamascado de seda o lana, con motivos florales casi monocromos, lo que facilita su conjugación con los demás colores ambientales, aunque éstos sean más vivos. Como los tejidos precedentes, son adaptables a todos los muebles antiguos de valor.