Entrada destacada

Accidentes en la cocina

Evite accidentes en la cocina • En la cocina hay muchos objetos potencialmente peligrosos, desde cuchillos hasta limpiadores a base de á...

Mostrando entradas con la etiqueta fabricacion de muebles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fabricacion de muebles. Mostrar todas las entradas

jueves, 25 de agosto de 2011

EL TAPIZADO Y EL RELLENO DE UN SOFA


Si se trata de un sofá, un diván, una butaca o una silla, los muelles estarán colocados sobre las cinchas, y se tendrá la precaución de observar y anotar el sitio de cada una de ellas, así como su buen estado para el caso de que fuera conveniente renovarlas.

Con aguja y cordel se cosen los muelles a las cinchas nuevas; para esta operación es preciso que el bramante sea delgado pero muy sólido. A continuación, los muelles son «izados», o sea atados por su parte superior con un cordel más grueso, cuyos extremos se fijarán con tachuelas a la madera para formar un conjunto homogéneo y elástico. La parte interior del asiento es recubierta con una tela de yute, sujeta con clavos cortos.

Las partes metálicas se limpian con petróleo y, una vez secas, se untan con aceite de linaza. El nuevo relleno completo es asegurado con los clavos largos y, puesto que éstos soportarán todo el peso, es necesario asegurarlos perfectamente.

El cordel que ha servido para efectuar el nuevo relleno se dispone en líneas paralelas y perpendiculares desde atrás hacia delante y de derecha a izquierda, reforzándolo después con líneas diagonales. Este bramante es fijado a las paredes del asiento o bien anudado a las partes metálicas (si las hay) cada vez que se une a ellas.

Una vez así renovado el relleno, se procederá a colocar la entretela y el nuevo tapizado, ya previamente cortados, sujetándolos con los clavitos de tapicero. Finalmente éstos se cubrirán con un galón decorativo, a tono, que deberá ser encolado con la cola para madera o bien sujeto con tachuelas decorativas.


jueves, 7 de abril de 2011

Técnicas modernas de fabricación de muebles


El mueble moderno prescinde de toda superestructura decorativa. Se reduce a un sabio juego de volúmenes, en el que dominan las líneas rectas y las superficies planas. El empleo de nuevos materiales da la posibilidad de fabricar en poco tiempo y, por lo tanto, con menor gasto, muebles sólidos y resistentes.

En el mueble moderno, práctico y cómodo, las distintas partes están unidas con pocos clavos y tornillos y con muchos bastidores y ensamblados que dan estabilidad a la armazón. Eligiendo una madera adecuada, el mueble puede resultar relativamente inmune a los cambios de humedad y temperatura. Una terminación cuidada puede lograr un sello de distinción dentro de la mayor simplicidad.

Un mueble moderno debe ser juzgado por su utilidad. La exacta adecuación a su destino determina también un alto grado de excelencia en el orden estético.

Tres tipos de fabricación

El mueble moderno puede ser macizo, enchapado y encastrado.

El mueble moderno macizo - Está muy difundida la creencia de que el mueble macizo es el más sólido y resistente. Esto puede ser verdad para los muebles antiguos; para los modernos, en cambio, construidos con maderas no estacionadas, secadas artificialmente, la creencia resulta errada. Los muebles macizos son menos estables que los otros.

El mueble enchapado - El mueble enchapado -se compone de una armazón de madera común (abedul, pino, etc.) y un revestimiento de chapas, formadas por varias hojas, de aproximadamente un milímetro de espesor encoladas entre sí. Cada hoja está dispuesta de modo que sus fibras queden perpendiculares Con respecto a las de la hoja siguiente. Este entramado de hojas finas forma una lámina de varios milímetros de espesor en la que no puede verificarse ningún movimiento o distorsión, debido, precisamente, a la disposición de las vetas de las hojas contiguas.

La chapa puede tener ambas hojas externas de madera fina o bien una sola, la que formará la superficie exterior del mueble.

Las ventajas de este procedimiento de fabricación son muchas: excelente estabilidad debida a la estructura de la chapa; posibilidad de utilizar para el enchapado una hoja de madera de alto valor estético, que no se podría usar en el mueble macizo por su elevado precio; posibilidad de utilizar para el interior maderas inferiores y defectuosas (con nudos, rajaduras, manchas, etc.). La hoja exterior de la chapa que queda a la vista se lustra con las tintas del color deseado, poniendo de relieve los diseños naturales de las vetas, bien armonizadas por la habilidad del carpintero.

El mueble encastrado - En el mueble encastrado la madera terciada o contrachapada se reemplaza por una hoja de madera preciosa de un espesor de pocos milímetros. La resistencia y la estabilidad del mueble encastrado son muy buenas. Naturalmente, su precio resulta más bien elevado, sea porque dicho tipo de mueble requiere mucha mano de obra especializada, sea porque las láminas de madera, preciosa pueden resultar de muy alto costo.

martes, 5 de abril de 2011

Antiguas técnicas de fabricación de muebles


Antes se construían muebles sin muchas preocupaciones de economía. Se elegían maderas bien estacionadas y se fabricaban las distintas piezas en estrecha correspondencia con su función y con el peso que debían soportar. Estos cuidados aseguraban solidez y resistencia, y la estructura no sufría con el correr de los años y aun de los siglos.

Por otra parte, si un mueble estaba destinado al adorno más que al uso práctico, igualmente entraba en el hogar. Sobraba el espacio en la casa. La habilidad del ebanista hacía de cada mueble una pequeña obra maestra de artesanía.

Los muebles antiguos eran casi siempre de nogal, roble, cedro y otras maderas de gran valor. Por eso actualmente esos muebles se buscan como piezas de colección.