Entrada destacada

Accidentes en la cocina

Evite accidentes en la cocina • En la cocina hay muchos objetos potencialmente peligrosos, desde cuchillos hasta limpiadores a base de á...

Mostrando entradas con la etiqueta tapizados. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta tapizados. Mostrar todas las entradas

jueves, 25 de agosto de 2011

EL TAPIZADO Y EL RELLENO DE UN SOFA


Si se trata de un sofá, un diván, una butaca o una silla, los muelles estarán colocados sobre las cinchas, y se tendrá la precaución de observar y anotar el sitio de cada una de ellas, así como su buen estado para el caso de que fuera conveniente renovarlas.

Con aguja y cordel se cosen los muelles a las cinchas nuevas; para esta operación es preciso que el bramante sea delgado pero muy sólido. A continuación, los muelles son «izados», o sea atados por su parte superior con un cordel más grueso, cuyos extremos se fijarán con tachuelas a la madera para formar un conjunto homogéneo y elástico. La parte interior del asiento es recubierta con una tela de yute, sujeta con clavos cortos.

Las partes metálicas se limpian con petróleo y, una vez secas, se untan con aceite de linaza. El nuevo relleno completo es asegurado con los clavos largos y, puesto que éstos soportarán todo el peso, es necesario asegurarlos perfectamente.

El cordel que ha servido para efectuar el nuevo relleno se dispone en líneas paralelas y perpendiculares desde atrás hacia delante y de derecha a izquierda, reforzándolo después con líneas diagonales. Este bramante es fijado a las paredes del asiento o bien anudado a las partes metálicas (si las hay) cada vez que se une a ellas.

Una vez así renovado el relleno, se procederá a colocar la entretela y el nuevo tapizado, ya previamente cortados, sujetándolos con los clavitos de tapicero. Finalmente éstos se cubrirán con un galón decorativo, a tono, que deberá ser encolado con la cola para madera o bien sujeto con tachuelas decorativas.


martes, 23 de agosto de 2011

CÓMO RENOVAR EL TAPIZADO Y EL RELLENO DE UNA SILLA O SILLÓN


Es prudente advertir, en primer lugar, que se trata de un trabajo bastante laborioso y minucioso, que requiere en consecuencia mucha habilidad manual y más paciencia todavía.

Materiales precisos:


Un pie de cabra (o en su defecto un formón), un martillo de tapicero y otro martillo pequeño, un par de alicates, un buen par de tijeras, un berbiquí manual o eléctrico, clavitos de tapicero, 100 gr de clavos rectos e igual cantidad de clavos curvados, chinchetas, muelles, crin animal o goma espuma, tela de cáñamo y tela de yute.

Procedimiento:

Es buena precaución, al iniciar la tarea, tomar nota de todas las operaciones que se vayan efectuando, en sus más pequeños detalles, ya que deberán repetirse en orden inverso al volver a montar el mueble.

Se empezará por quitar con gran cuidado los clavos decorativos y los galones que cubren los clavitos de tapicero, los cuales sujetan el viejo tapizado y a su vez deberán ser quitados con igual atención. Ya despegado el tapizado, usarlo como patrón para cortar el nuevo; es conveniente dar a este último un par de centímetros más por cada lado. Se repetirá la operación con la entretela, cortando otra nueva en el caso de que también precise renovación.

Quedará así al descubierto el relleno:

Si el sillón es antiguo, conviene dejar al descubierto la madera del asiento; el relleno del respaldo, generalmente más sólido y mejor conservado, quizá no sea necesario cambiarlo.

Una vez descubierta la madera, se limpia y pule. La base y las patas serán reforzadas por medio de pequeños ángulos de madera, que se untarán con cola de carpintero y se introducirán en las ranuras correspondientes por medio del martillo.

Se taparán todos los agujeros pertenecientes a los clavos anteriores para evitar que debiliten el mueble. Seguidamente, se pasa sobre la madera una muñeca con esencia de trementina mezclada con un poco de aceite de linaza.



domingo, 21 de agosto de 2011

Decoración y tapizados


Cuando la casa está decorada con gusto y contiene muebles que, sin revestir especial valor, resultan cómodos y agradables, no será difícil la elección adecuada de las telas y es posible actuar con cierta libertad, con la salvedad de tener siempre presente que no han de usarse telas recargadas y que es mejor recurrir al chantún (aun mezclado con seda y tramas de diversa intensidad), al raso más o menos opaco o al terciopelo o pana lisos...

Se encuentran hoy tejidos de esta clase a base de fibras de muy larga duración, de fácil lavado y, a menudo, tratadas con un sistema «antimanchas», que permite aconsejarlas incluso para las habitaciones de los niños. Para la tapicería de un mobiliario moderno son aconsejables, entre la diversidad existente, los siguientes:

1) Tejido con efectos difuminados y tornasolados, de fibra sintética. Es adaptable a toda decoración, aun la tradicional, y apto para sillas, sotas y cortinajes.

2) Tejido de trama gruesa, con discreto dibujo escocés y diversos colores, también de fibra sintética. Su aspecto algo rústico lo hace particularmente adecuado para el tapizado de muebles modernos de líneas angulares incluso si son lacados.

3) Chantún de fibra de algodón y seda espesa, de trama gruesa. Es un tejido de múltiples posibilidades, que puede aplicarse a una decoración de corte tradicional (hasta con muebles antiguos auténticos), así como a una estancia de más actual sabor, y también para cortinas.

4) Tejido tipo raso, de color uniforme, confeccionado con fibra brillante, muy apto para cortinas, tapizado de muebles y cabeceras de camas.

Quienes así lo deseen pueden tapizar también los muebles estilo Luis Felipe con seda, terciopelo, lana o algodón glacé (a veces a franjas de diversos tejidos, unas mates y otras brillantes) ya naturales, ya confeccionados con fibras sintéticas.

jueves, 18 de agosto de 2011

TAPICERIA Y RELLENO DE MUEBLES


Cuando algunos o todos los muebles del hogar revisten particular valor, ya sea por su antigüedad o por la calidad de su material y factura, las diversas telas utilizadas para tapizarlos deberán corresponder también a su categoría.

He aquí unos cuantos ejemplos:

1) Terciopelo labrado o seda recamada, con motivos florales, amorosos o musicales: adecuado para tapizar sillas, sillones y divanes en el estilo de los siglos xvII y xvIII, y en especial para muebles y cortinajes tipo Luis XV.

2) Terciopelo de algodón o pana con colores delicados sobre fondo rosa: muy apropiados para decoraciones refinadas e ideales para sillas y sillones de estilo francés Luis XIV (con motivos pastoriles y arabescos) y Luis XV (con motivos florales); y, en general, para toda clase de muebles de las mismas épocas y estilos, pero siempre de alta categoría, incluso dorados.

3) Lampatán, tejido de seda chino o bien su imitación, con motivos florales de inspiración Luis XV (son clásicas las coronas de sarmientos y bucles rodeando el ramo de flores). Apto para muebles de nogal.

4) Tejido adamascado de seda o lana, con motivos florales casi monocromos, lo que facilita su conjugación con los demás colores ambientales, aunque éstos sean más vivos. Como los tejidos precedentes, son adaptables a todos los muebles antiguos de valor.




viernes, 1 de abril de 2011

Muebles tapizados


Las tendencias de moda influyen y definen el ambiente decorado, de forma que un simple vistazo nos permite determinar, aunque sea aproximado, si la decoracion es actual. los muebles tapizados tienen un protagonismo destacado, pues tanto en si mismos, como diseño de mueble, como por los tapizados elegidos, son los principales centros de atencion.

Desde el mueble de asiento más vanguardista al más tradicional, las cosas no han cambiado demasiado, se trata de muebles vestidos, tapizados con una tela o una piel, que pueden ser más o menos modernos, más o menos funcionales o más o menos sofisticados, la cuestión es que su concepto permanece en el tiempo.


Podemos elegir muebles tapizados de asiento en forma de sofás de distinto tamaño, sillones, butacas, sillones relax, puffs y hasta muebles basados en diseños del pasado, ahora con una gran actualidad como son las chaise longue y las camas turcas, en ellas además de los avances en su diseño, se han realizado importantes modificaciones en su interior, de forma que aumenta la resistencia y el confort.

Los tapizados pueden elegirse desenfundables, para lavar en casa, o con tratamientos especiales antimanchas o antiarrugas, incluso hasta con tratamiento ignífugo. Los nuevos tejidos que mantienen las propiedades de la tela y ofrecen nuevas texturas y resistencia al uso y a la luz, son algunas de las novedades a tener en cuenta.