Entrada destacada

Accidentes en la cocina

Evite accidentes en la cocina • En la cocina hay muchos objetos potencialmente peligrosos, desde cuchillos hasta limpiadores a base de á...

Mostrando entradas con la etiqueta arreglos en casa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta arreglos en casa. Mostrar todas las entradas

sábado, 9 de junio de 2012

Paredes sin grietas ni imperfecciones


No representa grandes obras, pero sí diferencias notables en el aspecto de cada ambiente del hogar. Para esta sencilla labor de reparar las paredes necesitará una espátula plana, una brocha, mortero o yeso y un fratás. Ahora sí, tome la espátula y golpee suavemente con el mango todo el contorno de la zona descascarada a fin de quitar el material seco y próximo a desprenderse.

Luego, quite con la brocha en seco los restos de polvillo; después sumerja las cerdas en agua y páselas sobre la pared para humedecerla bien. Entonces, podrá tapar el hueco con un poco de yeso ayudándose con la espátula.

En el caso de que el hueco sea demasiado profundo y llegue hasta el ladrillo le convendrá rellenarlo con mortero, que es un material que sólo debe mezclarse con agua y que, una vez seco, es mucho más resistente que el yeso convencional. Luego, alise el material con el fratás, deje secar y pinte con pintura del mismo color que el resto de la pared para emparejar el tono y disimular el arreglo.

miércoles, 22 de junio de 2011

Mate cocido para mejorar las paredes


Antes de pintar un revestimiento de ladrillos prepare un litro de mate cocido bien cargado. Déjelo enfriar y luego páselo sobre los ladrillos con una brocha. Observará que la pared absorbe el líquido y mejora su aspecto.

jueves, 9 de junio de 2011

Canillas que gotean


Apretar una canilla para que deje de gotear, es uno de los errores más comunes que solemos cometer. La causa de la gotera es el deterioro del "cuerito" encargado de cerrar la válvula de paso del agua. Al apretarlo, lo único que logramos es gastarlo aún más, empeorando de a poco el problema'. La solución pasa por cambiarlo, una operación bastante sencilla que se logra de ¡a siguiente manera:

  • Cerrar la llave de paso general y cerciorarse de que no pasa más agua abriendo a pleno la canilla que vamos a arreglar.
  • Desajustando un tornillo alojado debajo de un tapón que indica con letras (C o F) o colores (rojo y azul) si se trata del grifo de agua caliente o fría, se separa la manija del cuerpo de la canilla. A veces es el mismo tapón indicador el que une la manija al cuerpo de la canilla y se lo puede destornillar directamente con la mano o con la ayuda de una pinza.
  • Para evitar dañar el cromado de las piezas exteriores que cubren la canilla, es preciso cubrirlas con un paño al utilizar herramientas para desajustarlas.
  • Simplemente con las manos o con la ayuda de una llave inglesa si fuera necesario se separa una pieza cromada en forma de campana o similar que cubre con fines estéticos la conexión de la canilla a la cañería general.
  • Con la ayuda de una llave inglesa se separa el cuerpo de la canilla de la cañería principal.
  • Junto con el cuerpo de la canilla o alojada en la cañería encontraremos una piecita como la que ilustra la figura que es la que lleva unida el "cuerito". En caso de tener que extraer esta piecita de la cañería utilizaremos una pinza de depilar, o bien, si el deterioro del cuerito la adhirió fuertemente a aquella deberemos abrir con mucho cuidado la llave de paso general para que la presión del agua expulse la piecita buscada y cerrarla de inmediato para que no se produzca una inundación.
  • Una vez conseguida la piecita, cambiaremos el cuerito gastado por uno nuevo, adquiriendo en una casa de repuestos sanitarios, teniendo en cuenta que los grifos de agua caliente deterioran los cuentos de goma común.

Hecho esto, se arma nuevamente la canilla siguiendo los pasos en orden inversa al utilizado para desarmarla y asunto terminado.


domingo, 5 de junio de 2011

Uso de las herramientas


Respecto al uso de las herramientas, una buena costumbre es destinarles un lugar fijo donde guardarlas a todas juntas. No importa si al principio ese lugar es una caja de zapatos, una bolsa o simplemente un rincón en el placard o la alacena de la cocina, lo importante es poder acceder a ellas sin demoras en el momento que se les precisa.

Algunos elementos comunes en toda casa, como tijeras de punta aguda, limas de uñas, cuchillos, pinzas de depilar, pueden resultar auxiliares útiles para realizar algún trabajo; conviene también destinarlos a ser usados como herramientas y guardarlos junto a las otras. Cuando el número de herramientas crece (algo habitual si el gusto por la actividad "prende"), lo ideal es fabricarse un tablero de madera donde colgarlas, dado que el apretujamiento en una caja o bolsa produce roces que las dañan poco a poco.

Contando con los elementos necesarios, la tarea de arreglar las averías más simples que sufren los artefactos hogareños resulta bastante sencilla. Si a esto le sumamos un poco de voluntad y vamos acopiando instrucciones claras sobre algunos detalles técnicos, sin necesidad de habilidades extraordinarias, podemos defender nosotros mismos ese reducto de tranquilidad que la agitada vida de nuestros días, aún nos reserva en casa.

viernes, 3 de junio de 2011

Pequeños arreglos de plomería


Una canilla que gotea, el depósito del agua para el inodoro que pierde, una llave de luz que se falsea, son pequeños inconvenientes que aparecen cada tanto en casa. Y no siempre podemos llamar a un técnico.

¿Qué hacer? ¿Resignarnos? De ninguna manera. Abrir un espacio entre nuestras ocupaciones habituales, pertrecharnos poco a poco de los elementos necesarios y aprender algunas nociones básicas para solucionar los desarreglos más comunes que se suscitan en la vivienda, no es una empresa imposible de encarar.

Prepararnos para la adversidad

Además del hecho de que nuestros conocimientos, por lo general hacen agua enseguida a la hora de cambiar un cuerito, la idea de encarar por nuestra cuenta los arreglos en el hogar, choca inmediatamente con la realidad de la falta de herramientas. Antes de comprarlas, conviene tener presente algunas pautas.

En primer lugar, no es necesario pretender de entrada tener un taller completo. Conviene ir comprando de a poco, un mínimo de herramientas indispensables, adecuadas indistintamente para diversas clases de trabajos y con el correr del tiempo, ir completando el equipo.

Tampoco hay que dejarse tentar por las sofisticaciones, que, dada la inexperiencia que uno tiene al principio, probablemente no aportarán ningún beneficio. Las herramientas más durables y de calidad adecuada al uso poco intensivo que uno le dará en la casa, no necesariamente son las mas caras.

domingo, 13 de marzo de 2011

Reparaciones hogareñas



Si bien los pequeños arreglos pueden hacerse en casa, con un poco de tiempo y paciencia, hay otros que requieren los servicios de un profesional. Para que esta experiencia esté libre de inconvenientes, tenga en cuenta estas sugerencias.

Si se trata de algún artefacto, chequee si está vigente la garantía. Si no fuera asi, será preciso que consulte a la empresa para ver si, a pesar de eso, puede realizar el service, siempre el fabricante conocerá mejor las posibles soluciones a su problema.

Para otro tipo de servicios —pintura, plomería— conviene pedir presupuestos por escrito para comparar costos; en algunos casos, pida por adelantado ios materiales que necesitará el profesional y encargúese usted de comprarlos: esta prevención puede reducir sensiblemente el monto total del trabajo.

Tenga la precaución de llamar siempre a personas que posean una matrícula profesional y, en lo posible, también buenas referencias.